miércoles, 19 de diciembre de 2012

Girar en busca del Otro.-



El músico Fernando Van Lacke inicia un viaje por Sudamérica en el que la otredad cultural funcionará como herramienta creativa. La experiencia servirá de material para el film documental “Folk Rock”.

Por Laura Cabrera
Fotografías gentileza de Ana Losoviz (1) y Celeste Mandrut (2).

Buenos Aires, diciembre 19 (Agencia NAN–2012).- Girar es dar toda una vuelta. Ese mecanismo lleva sin lugar a dudas a conocer lo que está atrás, lo que permanece a los costados y lo que está delante de los ojos. El punto es que lo que queda adelante nunca permanece estático, porque al girar todo se corre de lugar, todo se mezcla, se hace uno. En términos artísticos, el músico y compositor Fernando Van Lacke pensó en realizar un viaje por Sudamérica, en donde sus sonidos (ya pensados como construcciones sociales y colectivas) se mezclen con otros de diversos puntos de Argentina, Chile y Ecuador, en lo que será la “Gira Mágica”, proyecto artístico que involucrará a quienes quieran participar en cada región, siempre con la idea de transmitir amor y repetir la experiencia de la construcción colectiva, proceso que quedará plasmado en “Folk Rock”, material audiovisual que registrará aquellos momentos de conexión e intercambio entre artistas.

En términos que rozan lo onírico, Van Lacke afirma que “realizar un recorrido para regresar al punto de partida es el surrealismo de volver a un mismo lugar que ya no es el mismo lugar”, lo que en términos de lo real-concreto implica que al volver de la gira, todo aquello que en algún momento tuvo un significado tendrá uno nuevo, uno surgido desde el complemento de múltiples experiencias. “Girar nos completa”, analiza el músico que asegura que este hecho, que tendrá lugar en algunos espacios del mapa latinoamericano, representa un suceso mágico.

Con respecto a los objetivos del viaje, existen dos ya establecidos: por un lado, la presentación de “Humano” –disco producido entre Van Lacke y el músico Andrés Castañeda-, material que lejos de presentarse sólo como algo para mostrar, tiene como fin el generar en el otro una experiencia distinta que de la posibilidad a nuevas creaciones. Por otra parte, en este “dar y recibir”, Fernando piensa en la necesidad artística de “extenderse” verbo que describe a partir de la acción que implica interactuar con otros músicos y artistas de diversas ramas, con sus culturas, sus formas de pensar y mirar la realidad, esa que se presenta de miles de formas y que dará lugar al aporte de arreglos, transmisión de sonoridades y, como resultado final, a la captura de esos momentos especiales y enriquecedores que se dan entre artistas de diversas ramas, y de estos con el espacio que los rodea.
   
 La idea del viaje consiste en recorrer ciudades con algunos contactos ya realizados, pero sobre todo girar a la espera de que sean los artistas quienes se sumen sobre la marcha. Esa permeabilidad  ya se repitió en otras oportunidades y, tal como cuenta el músico, lo llevó a vivir experiencias como una navidad en Brasil junto a una familia de artistas; la grabación con Santiago Tavella (Cuarteto de Nos) en una radio de Uruguay, o tocar para trescientas personas en el Sur de Argentina. “Creo que pasan cosas buenas si uno está en sincronía con lo positivo que depara el futuro. De todas formas hay una planificación, lógicamente, con la cual uno va trabajando”, comenta Van Lacke.

 Todos esos deseos y vivencias, quedarán grabados, más allá de las retinas de los participantes directos, en el audiovisual “Folk Rock”, donde el director Matías Legaria sobrepasará el simple hecho de mostrar los momentos en los que la música genera su magia y pondrá el foco en aquellos instantes en donde suceden las interrelaciones que se producen de forma natural cada vez que, en diversos espacios, personas de diferentes culturas se encuentran y transmiten cuestiones de la vida cotidiana que generan en el otro (o en uno mismo, según cómo se mire) la apertura a un mundo de nuevas ideas, a un ámbito en donde la humanidad deja de lado todo lo que está a su alrededor para darle verdadera importancia a lo natural y a lo humano; y en donde la única relación social estará mediada por el habla y los sentimientos.

Tanto la “Gira mágica” como su resultado (Folk Rock) serán una muestra de que los proyectos independientes se diferencian a partir del contenido y el mensaje. “Si las sociedades actuales, aún ligadas a sistemas obsoletos, funcionan de forma mecánicas en una suerte de aglomerado de engranajes de huesos y carne; la función del arte debe ser antagónica. Los artistas, como todo comunicador social, contamos con una responsabilidad de humanizar a través de nuestras expresiones en contraposición al mercado de la deshumanización. Ese es nuestro verdadero bien, la posibilidad de cambiar nuestro entorno”, reflexiona Van Lacke sobre este proyecto pensado en términos de arte y amor, cuyos conceptos entiende a partir del enriquecimiento y la liberación de las almas.“Ayer las revoluciones se hicieron con piedras, esclavos y fusiles. Hoy la revolución la hacemos con el amor y el arte en un sentido universal. La música es un canal para comunicarlo”, enfatiza el músico, al reflexionar sobre todo lo que puede llegar a contener la palabra “gira”, ubicada en términos de dar y recibir. Casi como un boomerang.

Enlace:http://www.agencianan.blogspot.com.ar/2012/12/girar-en-busca-del-otro_19.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada